ATRASOS (POR OBRA)

image
Durante estas semanas en las que me veo inmerso en una obra de considerables proporciones, lo cual me tiene gran parte del tiempo libre sin red, han aparecido una serie de artículos interesantes en el campo de la nutrición-alimentación, que se vienen repitiendo en muchas agencias de prensa científicas (y otros que no se repiten tanto pero que a mi me han resultado curiosos o preocupantes).

En primer lugar, algo sobre lo que ya hemos venido recogiendo información aquí periódicamente (aquí, en este otro, o en el de más allá): las posibles propiedades de determinados alimentos en la mejora de la memoria y de determinados síntomas psicológicos en ancianos (tema que me preocupa: mi madre tiene más de 80 años y la memoria a corto plazo le falla casi más que a mí).  Pues bien, parece que unos investigadores de la Universidad de Cincinati han encontrado indicios de que el consumo diario de un par de vasos de zumo de arándanos, en tan solo doce semanas, produce una mejora de algunas habilidades relativas a la memoria y disminuye algunos síntomas relacionados con la depresión (publicado en el Journal Of Agricultural and Food Chemistry). Lo estudiaron (eso sí) en un pequeño grupo de personas de más de 70 años con algunos síntomas de pérdidas de memoria. Como el grupo era limitado (9 personas), generalizar los resultados parece peligroso, aunque hicieron un control con placebo y los resultados del zumo con respecto al placebo fueron similares a los obtenidos con respecto al grupo control. Fijaos que 9 sujetos (controlados, con parámetros sanguíneos monitorizados, con control de un montón de variables) se considera un grupo pequeño, y por ello los resultados son solamente una pista para seguir trabajando. Qué diferencia con cuando uno dice que la pulserita magnetocuántica le ha curado sus problemas de erección del dedo gordo y ya reclama las bondades universales del método.

Otro tema que ya hemos tanteado en ocasiones es el del chocolate y sus efectos positivos en algunos aspectos de la salud (para migrañas o para la memoria). ¡Cómo si hicieran falta esas excusas! En un estudio en el Journal of Proteome Research, se apuntan de nuevo a las propiedades positivas del consumo diario de chocolate negro sobre la disminución de indicadores de estrés tanto en plasma como en orina e intestino. Es decir, que un consumo de unos 40g de chocolate negro al día podría disminuir los niveles de ansiedad. El estudio es pelín complejo, y tengo la certeza de que no tengo conocimientos suficientes para evaluarlo, pero le encuentro un pequeño pero: lo realizan investigadores de Nestle. Eso no quiere decir que automáticamente sea cuestionable, pero sin duda me daría mucha más seguridad se estuviera realizado por un centro independiente.

Más: también hemos venido recogiendo aquí en la marga (por ejemplo en este, con cuadro precioso) información sobre las bondades del consumo de dosis ligeramente elevadas de vitamina D, o más bien sobre las consecuencias negativas de la ingesta de niveles menores a los deseables. En esta ocasión, se trata de un macroestudio (520,000 sujetos) publicado en el British Medical Journal, donde no solo se disponía de información epidemiológica de los individuos estudiados y los cuestionarios de consumo de los mismos, sino que también se obtuvieron muestras de sangre para estudiar los niveles de vitamina D plasmáticos. De esta manera se pudo ver que los que tenían niveles más elevados de vitamina D en sangre mostraban un riesgo un 40% menor de padecer cáncer colorectal. Ya se ha indicado en otras entradas qué alimentos son ricos en vitamina D. El asunto es que los niveles de vitamina D también están en relación que la exposición a la luz solar, así que los médicos tendrán que ponerse de acuerdo si tenemos o no que tomar el sol (o tendremos que elegir entre cáncer de colon o melanoma).

Más preocupado me tiene el tema del consumo de sal y productos salazonados. Está claro que niveles elevados de sal en la dieta se relacionan con un montón de enfermedades, sobre todo de tipo cardiovascular, pero no solamente. En un estudio japonés (publicado en el American Journal of Clinical Nutrition) en el que se consideraron 80,000 personas, se apunta a que el consumo de productos salazonados (más que el nivel de sal en al dieta) conduce a un incremento en el riesgo de padecimiento de cáncer (así, en general). ¡¡Y yo me he cascado casi dos paletas en menos de un mes!! Bueno, analizando más despacio el estudio, se ven varias cosas. En primer lugar, la asociación es con los productos salazonados, no con la sal. Los autores sugieren que seguramente tenga que ver con el contenido en determinados compuestos que se forman en dichos productos. Y ahí encontramos una ramita de salvación. Esos compuestos con propiedades cancerígenas suelen ser aminas heterocíclicas, nitrosaminas y otros N-nitroso compuestos, que se forman en cantidades muy elevadas en algunas conservas salazonadas de pescado (porque el pescado tienen un montón de aminas y porque casi todos los productos salazonados tienen también nitratos y nitritos), pero no tanto en las de carne, y menos en jamones y paletas, donde hay poca actividad microbiana y condiciones poco adecuadas para que se formen esos compuestos. Bueno, a ver si la hipótesis es cierta.

El cuadro es “Dive” de Cherith Lundin.

 

8 thoughts on “ATRASOS (POR OBRA)

  1. una pregunta… despues de leer la parte de la sal y sus efecto, te queria preguntar sobre el MSG, hace unos años se decia que era malisimo y que provocaba desde dolor de cabeza hasta cancer …. pero ultimamente he leido algunos articulos que indican lo contrario …. a quien creerle ??? personalmente nunca lo he dejado de usar pero me gustaria tener algun fundamento para poder desvelar mis recetas a mis amigos sin que me acusen de querer matarlos con el MSG.

  2. Iván
    Perdona el retraso. Tengo pocas dudas de que el glutamato no tiene efectos nocivos sobre la salud. Se especuló con el tema del síndrome del restaurante chino, pero eso ahora mismo está puesto en entredicho. De ser cierto este síndrome, se limitaba a dolores de cabeza y picores (creo recordar) . En cuanto a lo del cáncer, más vale que sea que no, porque cuando comemos parmesano o jamon ibérico estamos tomando mucho más glutámico que cuando vamos al chino. En cuanto tenga un ratito intento sacar un post con información contrastada al respecto
    Saludos

  3. Lo que comentas sobre los arándanos me interesa mucho. Como comentas, en mi caso también tengo a mi padre con problemas de memoria, bastante serios. Es una enfermedad devastadora. También sabes que, dada mi formación química, y que, si bien creo en la holística y la sinergia, opino que el mejor enfoque científico es caracterizar todos los componentes bioactivos de los arándanos, separarlos, comprobar su actividad biológica, comprobar los que presentan sinergia y modularlos mediante síntesis química para aumentar su acción y controlar los efectos secundarios. Sé que esto no está de moda, que lo que se quiere es la opción de los alimentos que curan, pero la variabilidad que existe en la naturaleza hace que o bien recurrimos a la biotecnología para producir arándanos modificados genéticamente para hacerlo más fiables o no sé que eficacia podemos asegurar. La holística me parece, y es muy personal mi parecer, una paso atrás, al menos tal y como se presenta: esto funciona pero no se por qué, deben ser los polifenoles, pero: todos, parte de ellos, cuál es la dosis,…???

  4. Hola he revisado su pagina, es muy interesante y una tematica muy interesante, ademas ofrecen mucha informacion para ese día tan especial. Me encantaria agregarles a mi directorio.
    Avisenme si les interesa.
    Saludos

  5. José Antonio,
    Completamente de acuerdo, su potencial uso terapéutico pasaría por tener un conocimiento más profundo de cuáles son realmente los compuestos activos y poder normalizar así su concentración. Pero bueno, siempre está la otra vía, la de elegir esta fruta con cierta asiduidad, con la esperanza de que los efectos sean ciertos, y de que las variaciones en sus compuestos activos no sean excesivas (como con el pescado y los omega-3, la fruta y la vitamina C, y un largo etcétera). A mi también me dejan un poco frío estos ensayos nutricionales tan generales. Son necesarios para apuntar tendencias y encontrar nuevas soluciones, pero si no pasan a la fase de saber el porqué quedan como un prueba y error de toda la vida.
    Saludos y gracias por el comentario

  6. Órquez, desde que me leo a Pollan y a McGee me han entrado muchas ganas de ampliar los temas de antropología relacionados con la alimentación y encontré la conexión entre el salazón y la historia de la navegación. Realmente importante para el progreso de la civilización el proceso de conservar los alimentos. Todo un tema más en este apasionante mundo en el que La Margarita me introdujo.

  7. Santiiiiiii!!

    Disculpas mil por no haber contestado antes, pero como sabes estoy que no doy abasto. La antropología de la alimentación es apasionante. Lástima no disponer de más tiempo.

    Un abrazo

Comments are closed.