¿SERÁ ESTE EL PRIMER PASO EN EL ÉXITO DEL BULLI?

Hay que estar atento al calendario, ser el primero en llamar o escribir el email ganador. Si te toca es como una lotería con la que sabes (tienes que) disfrutarás, con la que podrás ser el centro de la conversación en muchas reuniones. La recompensa es grande, pero el esfuerzo (atención, reserva a ciegas, el económico) no le va a la zaga. Pues parece que ese esfuerzo previo podría tener que ver con un mayor disfrute de la comida. O al menos eso ocurre en ratas (odiosas las comparaciones, que nadie se de por aludido).

Y es que unos investigadores de la Johns Hopkins University han publicado un estudio en el Proceedings of the Royal Society B (aquí el resumen, aquí completo en pdf), en el que se pone de manifiesto que los ratones de laboratorio preferían y tenían mayor satisfacción con aquellos alimentos que les había costado más obtener. “Básicamente lo que hemos mostrado es que si tienes que hacer un esfuerzo mayor para obtener un alimento, no sólo vas a valorar más esa comida, sino que incluso podría saberte mejor” declaraba uno de los autores del estudio. Para llegar a esa conclusión hicieron dos experimentos. En el primero, los ratones fueron entrenados a responder a dos palancas. Si presionaban una de ellas una sola vez, se les premiaba con una golosina dulce. La otra palanca tenía que ser presionada 15 veces para que se liberase un snack similar. Después, cuando a los ratones se les dejó libre acceso a ambos tipos de golosina, los roedores preferían claramente aquella que les había costado un mayor esfuerzo.

En el segundo experimento la mitad de los ratones recibían un snack bajo en calorías realizando un esfuerzo importante (presión de la palanca mayor número de veces), mientras que la otra mitad obtenía esos snacks bajos en calorías con poco esfuerzo. Cuando a ambos tipos de ratones se les dio libre acceso a los snacks bajos en calorías, aquellos que anteriormente habían tenido que usar el artilugio de más esfuerzo para conseguir el snack, comieron más y parecían demostrar mayor satisfacción con ese alimento.

Así que eso que ya habíamos sentido en nuestras carnes (te gusta más la comida si la has estado cocinando durante toda la mañana, o si te ha costado esperar años hasta conseguir la reserva, o hacer una cola de una hora hasta que te den mesa, o cuando llegas al refugio empapado después de todo el día andando), parece que tiene su base fisiológica. Se me ocurre que en los restaurantes, podría exhibirse el carro de los quesos, pero condicionar cada ración de queso a la resolución de un sudoku. Y para que te rellenen la copa de vino, veinte flexiones en el suelo.

El cuadro es “Back at blueberry lake“ de James van Patten (espectacular).

El vídeo es “Faking the book” de Lali Puna.

Imagen de previsualización de YouTube

2 thoughts on “¿SERÁ ESTE EL PRIMER PASO EN EL ÉXITO DEL BULLI?

  1. Te felicitamos por la reflexión y no está nada desencaminada. Fíjate tu que además ir a El Bulli ha sido siempre una excursión por un camino de tierra que se adentra en el Cap de Creus. Hoy más o menos en buenas condiciones, hace 10 años un castigo para ruedas y amortiguadores.

    En fin, buena suerte en la última oportunidad de la loteria de El Bulli. ¿Carrera de ratas? tal vez…

  2. Gracias por el comentario, Cuina Vermella.

    Volveré a intentar la lotería-Bulli; si esta vez toca el premio es doble (por aquello de ser de los últimos). Pero la verdad, no tengo muchas esperanzas.

    Saludos

Comments are closed.