POTPURRÍ DE NOVIEMBRE

Uno de esos variaditos con noticias curiosas a la par que científicas. La primera de ellas, solamente tiene una mitad relacionada con alimentos. Parece que los machos prefieren el azúcar y las hembras… la cocaína. Al menos en el caso de las ratas de laboratorio. Esto es lo que han publicado unos investigadores de la Universidad de California. En el estudio, a las ratas se las entrenaba para presionar una palanca para el alimento y otra diferente para la cocaína. Se les daba a elegir entre las dos palancas y las ratas hembras presionaban más veces la de la cocaína que los machos, que optaban un mayor número de veces por la del azúcar. No me atrevo a extrapolar.

En otro orden de cosas, parece que en los últimos tiempos se le ha dejado de prestar la debida atención a los huevos (he de reconocer que a mí también me pasa). Desde hace ya unos años, se sabe que los niveles de colesterol plasmático se relacionan con la propensión al padecimiento de episodios cardiovasculares. Pero tras una época de demonización de todo aquel alimento que contuviese colesterol, ha habido una cierta relajación de las costumbres en ese sentido, por informaciones que parecían señalar que los niveles plasmáticos no dependían tanto del colesterol de la dieta, sino de otros factores (como los ácidos grasos saturados o los trans). Pues no señora. Unos doctores canadienses han publicado un artículo de revisión en el “Canadian Journal of Cardiology”, en el que se recuerda que los niveles de colesterol en la yema de huevo son muy elevados (de entre 215 y 275 mg por yema) cuando los niveles máximos recomendados para pacientes con riesgo cardiovascular son de unos 200 mg diarios (y una comida rápida típica puede tener en torno a 150mg). Y dicen (los autores): “Queríamos poner en perspectiva al colesterol, ya que entre la población canadiense e incluso los médicos se ha extendido el error del concepto de que el consumo de colesterol o de huevos en la dieta es completamente inocuo”. Y es que el tema de los huevos es siempre delicado.

Es posible que el consumo de té o café disminuyan la incidencia de algunos cánceres cerebrales, o eso es lo que se puede inferir del estudio publicado en “The American Journal of Clinical Nutrition” por un buen número de investigadores de diferentes universidades de distintos países. Bueno, la relación no es muy consistente, pero algo es algo (hoy llevo ya 4 cafés).

Y parece que el consumo de bebidas azucaradas muestra una evidente relación con el riesgo de padecimiento de diabetes (¡qué bien! Yo siempre elijo sin azúcar). Esto es lo que han concluido unos investigadores de la Universidad de Harvard revisando un buen número de trabajos científicos sobre el tema (lo que se denomina un meta análisis), con el que se juntaban datos de más de 350.000 sujetos (publicado en la revista “Diabetes care“). La cosa es que los individuos con un consumo diario de entre uno y dos refrescos aumentaban su riesgo de padecer diabetes un 20%. Este hecho es preocupante, porque el consumo de refrescos se ha duplicado (en el caso de los USA) desde los años 70 a la actualidad.

Y por último, en un estudio publicado en mi amada “Journal of Agricultural and Food Chemistry”, unos científicos taiwaneses (¿se puede escribir taiguaneses?) han observado que algunos antioxidantes de buenísima reputación en distintos aspectos de la salud, como la quercetina y el ácido ferúlico, que incluso se venden como suplementos dietéticos por esos efectos (sirven para todo: anticáncer, antidiabetes, antiinfarto…pero de crecer el pelo o volverse guapo nada, ¡¡caguiendiez!!), pueden presentar efectos totalmente contrarios, aumentando el riesgo de padecimiento de algún tipo de cáncer de riñón. Y dicen: “Algunos investigadores creen que la quercetina no debería ser utilizada por personas sanas para la prevención de enfermedades hasta que se pueda demostrar que no provoca cáncer”. Y es que hay que prestarle mucha atención a los suplementos, ya se ha dicho aquí en varias ocasiones (aquí, aquí y aquí).

El cuadro es “Coming to a complete stopde Gregory Thielker.

6 thoughts on “POTPURRÍ DE NOVIEMBRE

  1. Me vas a disculpar que no comente la entrada pero me he quedado bastante pillado con el Thielker… ¿Has visto la serie “Disruptions” en su web? A mí alguno me ha recordado a un paisaje de Turner. Curioso. De todas formas me quedo con su obra más reciente.

    Gracias y salut!

  2. Espectacular el Thielker. Yo también me quedo con lo más reciente. Pero sobre todo, me quedo con la boca abierta. A veces no estoy seguro de que me entusiasmen, pero de lo que no tengo ninguna duda es de que me impresionan mucho.

    Saludos y gracias por el comentario Mascar

  3. Yo es que me quedé en el carboncillo y la acuarela, pero ¿me podéis decir cómo es esa técnica pictórica de algunas obras de Thielker que pone “oil on inkjet print”?

  4. Pues a mí me suena a “óleo (oil) sobre foto impresa en impresora de tinta”. Y de hecho, eso parece en las imágenes.

    Gracias por los comentarios, mascar y flat

Comments are closed.