NYOTAIMORI: YA DECÍA YO QUE LA VAJILLA IMPORTA

Hace apenas tres entradas se comentaba aquí en lamarga cómo en una serie de trabajos científicos se evidenciaba el papel de la vajilla sobre las sensaciones cuando se degustan determinados platos. En los comentarios, el amigo Flat apuntaba que en la cultura gastronómica japonesa se le da una gran importancia a la vajilla. Sin duda es así; tanto valoran el recipiente que se llega al extremo del nyotaimori. Se trata de una modalidad en la que la comida preparada se deposita directamente sobre el cuerpo de una muchacha desnuda. ¡La gallina!

Parece ser que se trata de una tradición japonesa que realmente no es muy popular, pero en los últimos años se ha extendido por fiestas de todo el mundo (creo que no exactamente pensando en los aspectos relacionados con lo apetitoso de la comida). Pongo aquí un vídeo de los más comedidos que he encontrado.

Imagen de previsualización de YouTube

Para los interesados en el tema, en el diario “El Mundo”, en una noticia sobre una serie de reportajes del Canal Odisea titulados “Sex mundi, la aventura del sexo”, tienen un vídeo algo más atrevido y con una calidad de imagen mucho mayor.

Se me ocurren implicaciones de todo tipo. Las sanitarias parecen (y recalco, parecen) solventadas con la limpieza previa del cuerpo de la chica (que según comentan, tiene que incluir unas plantas aromáticas o no sé qué historias). Curiosamente, en el vídeo de “El Mundo”, la modelo-plato, no está depilada en sus partes pudendas: manda huevos lo que ha costado convencer a muchos operarios de la industria alimentaria de que haya que estar siempre con el gorrito, para que lleguen estos y te planten directamente los vellos en el plato (ver escena final con la pajita).

Por otra parte, la pobre tiene que permanecer estática durante bastante tiempo (tumbada, eso sí), y pasando frío, para el deleite de los comensales (llamadme demagogo, pero los que despiezan ibérico se tiran horas y horasdándole al cuchillo, encorvados sobre una mesa en una sala de despiece a menso de 12ºC). Sin duda las implicaciones más controvertidas son las sexuales: la mujer objeto. No es nada nuevo, pero es tan evidente en esta ocasión (la mujer como plato) que llama poderosamente la atención.

No creo que esta tradición se adapte bien a otras gastronomías. Por ejemplo, no acabo de ver  un cocido o unas alubias con sus trozos de chorizo, desperdigadas por entre los pechos de la mesonera. Hombre, tal vez un plato de jamón ibérico sí. Además, todo el mundo consumiría jamón a gran velocidad para descubrir el plato.

¿Te dejarán rebañar?

El cuadro es “In attesa del ponentino” de Luciano Ventrone

7 thoughts on “NYOTAIMORI: YA DECÍA YO QUE LA VAJILLA IMPORTA

  1. Hola Jorge. Esto ya lo había visto en alguna ocasión por la tele y la verdad es que soy de la misma opinión que tú. Para mí esto no es más que una muestra más de esnobismo y que a mí personalmente me deja totalmente indiferente. Respecto al tema de que sea una mujer, dale tiempo y ya verás que también lo hacen hombres… En fin, para quien le guste una experiencia más. Pero eso, que tanto orden, higiene y normas en la industria y en la manipulación y ahora vemos estas cosas sin más preocupación.
    Y que conste que yo soy de las que opinan que la vajilla SÍ importa, aunque claro, a esto igual no se le puede denominar estrictamente “vajilla” ;).

    Saludos.

  2. Gracias por el comentario, Fátima

    Yo al tema de que sea un hombre le veo algunos inconvenientes. En primer lugar, por muy lampiño que uno sea, siempre tienen más vello que las mujeres. En segundo lugar, y más importante, con los cambios de tamaño intrínsecos al roce con los palillos, la presentación podría quedar extrañamente disfigurada. En cuanto al término vajilla, la RAE dice que es el “Conjunto de platos, fuentes, vasos, tazas, etc., que se destinan al servicio de la mesa.”, y en el etc podrá entrar todo lo que tenga que ver con el servicio de la mesa.

    Saludos

  3. Bien, es una forma de colocar la comida que no comparto, excepto si todos los comensales estuvieran desnudos mostrando sus cuerpos sin más interacción entre ellos que la visual; es decir que mejor forma de comer que con nuestro cuerpo libre de la artificial vestimenta con las que nos cubrimos. Seguro que comer desnudo no es lo mismo que vestido, y no sólo sobre una superficie humana desnuda. Estas conductas me recuerdan la decadencia del Imperio Romano; pero Jorge cada día nos sorprendes más, y el humor es imprescindible.

  4. Hola :

    Me llamo Roxana Quinteros soy administradora de un sitio web. Tengo que decir que me ha gustado su página y le felicito por hacer un buen trabajo. Por ello me encantaria contar con tu sitio en mi directorio, consiguiendo que mis visitantes entren tambien en su web.

    Si estas de acuerdo hazmelo saber enviando un mail a roxana.quinteros@hotmail.com
    Roxana Quinteros

  5. Gracias por el comentario, José Antonio.

    Siempre que veo reportajes sobre colonias nudistas, me invade la sensación de que yo no me adaptaría bien al momento de la comida. Llámame anticuado, pero no me veo con la servilleta como única prenda. Y sin ella los riesgos son inasumibles.

    Saludos

Comments are closed.