NO TE OLVIDES DE LOS HIDRATOS DE CARBONO

image
En un estudio publicado en la revista “Appetite” (for destruction… es de esas palabras que cuando las oigo me sale la frase ya de seguido), se pone de manifiesto que el consumo de dietas con contenido nulo o bajo de hidratos de carbono conduce a peores rendimientos en test de inteligencia y pruebas de memoria. Curiosamente, al reintroducir los carbohidratos en la dieta, los sujetos en estudio volvían a obtener puntuaciones similares a las anteriores a la eliminación de los carbohidratos. Así que los que tengan que hacer algún examen, que atiendan a lo que comen.
El cuadro es “Formas nebulosas” de Rut Mud Sanz. Llego a ella a través del blog de Javi Antoja (“La tilde“). Es la pintora que ilustra el último libro de Quique Dacosta. Si entráis en su perfil, se siente influida por Willliam Turner y Barceló, con lo que para los que habéis visitado lamargarita con cierta asiduidad, no hacen falta más comentarios.

SURTIDO

image
De las últimas publicaciones acerca de los efectos sobre la salud de diferentes alimentos y/o ingredientes en revistas con una cierta garantía, entresaco estas (por curiosas, interesantes o por capricho):
.- Varias acerca de los efectos positivos del vino, y especialmente de uno de sus componentes, el resverastrol, sobre la salud cardiovascular y el envejecimiento (Cell Metabolism y Cancer Prevention Research). Hay que recordar que éste último compuesto es abundante en vino tinto. Palmaria frase de Rafael del Cabo (investigador del Instituto Nacional del Envejecimiento) sobre el resverastrol en su experimento sobre el envejecimiento en ratones de laboratorio: “Desde el punto de vista de la salud, la calidad de vida de estos ratones (los que tomaron resverastrol) en sus últimos días de vida es mucho mejor”. A ver si a los ratones que no tomaron el compuesto abundante en el vino les pasó como en el famoso dicho, que no es que la vida sin vino dure más, sino que se te hace mucho más larga.
.- La dieta mediterránea disminuye el riesgo de padecimieto de cáncer (British Journal of Cancer). Sobre todo relacionado con el mayor consumo de grasas ricas en ácidos grasos monoinsaturados y menores proporciones de saturados y trans-. También con el mayor consumo de legumbres y menor de carne (se supone que menor y mayor con respecto a la dieta “no mediterránea”). Habría que recordarle a mucha gente que 1) dieta mediterránea no consiste en comer cualquier cosa de los países de la ribera del Mare Nostrum y 2) que el aceite de oliva es bueno en la medida en que sustituye otro tipo de aceite, pero que no hay que seguir el comportamiento garrulero de “si es bueno, contra más mejor” (el contra está puesto a propio intento).
.-Esta me ha interesado especialmente (corrí una media maratón hace un par de meses, y en otoño quiero mejorar muchísimo mi rendimiento en alguna otra que se tercie): el consumo de cafeína tras el ejercicio ayuda a recargar las reservas energéticas del músculo (Journal of Applied Physiology ). Parece que las reservas de glucógeno (que se agotan durante el ejercicio intenso) se recuperan más rápidamente si tras el ejercicio se toma cafeína acompañando a los hidratos de carbono de la dieta (ya clásicos tras el ejercicio). Es decir, café con macarrones. Algún cocinero que desarrolle una receta comestible con estos ingredientes, por favor.
El cuadro es de Barceló: “Memorial soup”.