PARA LOS QUE QUIERAN PERDER PESO CON EL NUEVO AÑO

Al empezar el año, tras unas fiestas pantagluélicas, uno de los propósitos más extendidos es perder peso. Pero ya se sabe que eso de adelgazar no puede hacerse de cualquier manera: unos métodos son difíciles de seguir, otros no son sanos, otros tiene efecto rebote, otros son más falsos que los amigos del facebook… Pues bien, en US News.com se ofrece un ranking de las mejores dietas en diferentes categorías (perder peso, salud, dietas para diabetes, para el corazón…), y se explica pormenorizadamente cómo se hizo la clasificación, con criterios médicos y con especialistas de distintos campos (en inglés, eso sí).

Yo hasta que no me acabe el jamón y la paleta…

El cuadro es “Harvest Series II” de Wu Jiali

PARA COMER MENOS ESTAS NAVIDADES, IMAGÍNATE COMIENDO

¡No sé, no sé! Dicen unos investigadores de la Universidad de Carnegie Mellon (Pensilvania, USA) en un artículo publicado en Science (reverencia) que una manera de disminuir el consumo de un alimento es visualizarse a uno mismo comiendo ese alimento con una alta frecuencia. Y de paso, ponen de manifiesto que no pensar en las tentaciones (en el caso de los alimentos, al menos) no es una buena estrategia para evitarlas.

Continue reading

COMER MENOS CALORÍAS DE LAS QUE SE GASTAN ADELGAZA

Nadie ha titulado así esta noticia, porque entonces sería mucho menos atractiva y atrayente. Pero es la conclusión más interesante y no tan sorprendente que se puede extraer. Además, como podrán constatar los que hayan seguido a lamarga durante estos años, esto mismo se ha venido indicando siempre por aquí.

La noticia es que un profesor de nutrición de la Kansas State University ha perdido más de 12 kilos en diez semanas siguiendo una dieta repleta de comida basura, incluyendo doritos, refrescos azucarados, donuts o manteca de cacahuete. Eso sí, con la premisa de ingerir  menos calorías de las que gastaba. En este caso, el mencionado profesor (Mark Haub) calculaba que su gasto diario era de unas 2600 calorías, y consumía unas 1800 (de comida basura, pero 1800). Consecuencia: perdió peso, mejoró su índice de masa corporal, disminuyó su porcentaje de grasa corporal, pero además, le bajaron los niveles plasmáticos de colesterol y disminuyeron sus niveles plasmáticos de triglicéridos.

Continue reading

NI MUCHA GRASA, NI MUCHO HIDRATO DE CARBONO

image
Si uno pretende estar al día de la información que genera el mundo de la ciencia acerca de las repercusiones de los componentes de la dieta sobre la salud, se puede hacer un lío morrocotudo. Y es que constantemente saltan a la palestra estudios con informaciones que, en unas ocasiones, pueden parecer contradictorias, y en otras, parecen condenarnos a no ingerir nada sin aumentar el riesgo de padecer algo. Más aún cuando esta información proviene de los resúmenes o extractos que aparecen en los medios de comunicación, donde las simplificaciones (necesarias, por otra parte), dejan estudios que duran años y con montones de salvedades y detalles, en un titular que capte la atención con rapidez y rotundidad.

Continue reading

DIETAS PARA ADELGAZAR: DA IGUAL SU COMPOSICIÓN

image
Siempre y cuando esté reducido su contenido calórico, claro. Esto es lo que se desprende de un estudio publicado en (todos en pie por favor) “The New England Journal of Medicine”, una de las revistas con más prestigio (si no la que más) en temas médicos. En el mencionado artículo, unos investigadores de la escuela de salud de Harvard con otros del Pennington Biomedical Research Center de la Universidad del Estado de Louisiana, estudiaron distintas dietas con igual contenido calórico (con una disminución de 750 calorías con respecto a una dieta que cubriese exclusivamente las necesidades diarias) pero en las cuales dicha reducción se había conseguido reduciendo bien las grasas, bien los hidratos de carbono o bien las proteínas (concretamente se probaron 4 dietas distintas: baja en grasa con contenido proteico normal, baja en grasa y alta en proteínas, alta en grasa y contenido proteico normal y alta en grasa y en proteínas. En todas las dietas (eso sí) la grasa fue diseñada para ser cadiosaludable. Los individuos (811!!) fueron estudiados durante dos años, y se siguió la evolución de su peso, de sus dimensiones corporales y parámetros plasmáticos. Traduzco los resultados que se incluyen en el resumen del artículo (por cierto, su versión íntegra está disponible gratuitamente):

Continue reading