ATRASOS (POR OBRA)

image
Durante estas semanas en las que me veo inmerso en una obra de considerables proporciones, lo cual me tiene gran parte del tiempo libre sin red, han aparecido una serie de artículos interesantes en el campo de la nutrición-alimentación, que se vienen repitiendo en muchas agencias de prensa científicas (y otros que no se repiten tanto pero que a mi me han resultado curiosos o preocupantes).

Continue reading

CHOCOLATE PARA LAS MIGRAÑAS

image
Aquellos (casi diría más bien aquellas) que padezcan migrañas tienen una nueva excusa para poder tomar chocolate: en un estudio presentado en el “14th International Headache Congress”, se han mostrado evidencias del valor del cacao como suplemento dietético para controlar las respuestas inflamatorias en el ganglio trigémino, lo que se piensa que juega un papel importante en las migrañas. Hay que decir, no obstante, que el estudio fue llevado a cabo en ratas de laboratorio, y que estas no informaban de sus dolores de cabeza, sino que se comprobó cómo una dieta enriquecida en cacao disminuía la expresión de proteínas relacionadas con esos procesos inflamatorios.
De cómo algunos componenetes de la dieta afectan a las migrañas ya se ha dicho alguna cosa por lamarga: aquí y aquí.
El cuadro es de Hua Yanfeng: “Recollection of light”.

MIGRAÑAS Y VINO

image Hoy un amigo de la infancia me comentaba que desde la adolescencia tiene migrañas, y que concretamente el vino tinto le provocaba automáticamente el padecimiento de una de estas molestas jaquecas. Según le comentó un médico ya hace mucho tiempo (somos de la misma edad, y esto se lo dijeron a los 15 años… prefiero no echar cuentas), eso se debía al alto contenido en histamina del vino. Realmente en aquel tiempo sí se pensaba que esta podía ser la causa de las jaquecas asociadas al consumo de vino tinto, pero algunos hechos hacen pensar que no debe ser esa la causa real. El más relevante es que el contenido en histamina del vino tinto puede llegar a unos 30mg por litro, mientras que otros alimentos, como el queso, embutidos curados o algunos pescados tienen muchísimo más (hasta 2500mg/Kg), y no son tan desencadenantes de jaquecas como lo es el vino (de hecho, a mi amigo el queso o los embutidos no le producen migrañas). La histamina (2-[4-imidazolil]etilamina) es un compuesto que se produce en el organismo, y que provoca distintas respuestas en diferentes tejidos, como por ejemplo la reacción inflamatoria en las mucosas cuando se desarrolla un proceso alérgico, o la dilatación de los capilares sanguíneos (de hecho, esta última es la razón por la que puede provocar dolores de cabeza). También puede generarse este compuesto en alimentos como consecuencia del crecimiento de microorganismos, y de hecho esta es la razón por la que aparece en elevados contenidos en productos fermentados como el queso, los embutidos o el vino (recuérdese que los procesos fermentativos consisten en el desarrollo sobre el alimento de una importante población microbiana, lo que lleva a una profunda transformación de sus componentes: de leche a queso, de carne a embutidos, de uva a vino…).
Pues bien, actualmente se cree que más que el contenido en histamina o en alcohol (de hecho, a pacientes a los que el vino tinto les provoca jaquecas, no se las producen otras bebidas alcohólicas; a mi amigo tampoco), es la alta concentración de polifenoles la que determina que el vino tinto produzca migrañas (y no así el blanco, en el que dicho contenido es muchísimo menor). Las vías a través de las cuales el elevado contenido en polifenoles desemboca en una migraña son complejísimas (yo me he perdido en la primera línea), así que no abundo en ello.
El cuadro es “La comida del ciego” de Picasso (que según nos informaron, rompió 7 u 8 veces los cánones de la pintura, ¿no era así, Raúl?)
Que tengáis todos un buen año 2008.