SINTROM, CHUCRUT, HABA-TONKA Y GIN TONICS PELIGROSOS

No resulta extraño que uno conozca a un par de personas mayores que tengan entre sus medicinas diarias el archiconocido Sintrom. Su principio activo, el acenocumarol, como otros fármacos de esa misma familia, reducen el riesgo de formación de coágulos en la sangre, lo que a su vez redunda en una menor posibilidad de procesos que cursan con la formación de trombos. Este efecto se debe a su acción anticoagulante (de hecho, distintos compuestos de esta familia de anticoagulantes se utilizan a elevadas dosis como matarratas, ya que consiguen que el animal se desangre lentamente horas después de su ingestión, evitado así que consigan asociar el consumo del veneno con su acción). Continue reading

TAMBIÉN CON LOS HUEVOS

Los seguidores más fieles de lamarga recordarán que hace unos años hubo una entrada sobre un artículo en el que se ponía de manifiesto que la carne de pollos “ecológicos” (o más bien, criados en libertad a la intemperie) tenía un mayor contenido en dioxinas (unos tóxicos cancerígenos provenientes mayormente de la contaminación industrial) que la de los pollos normales, lo que no dejaba de ser curioso y aparentemente contradictorio. Pues bien, parece que algo similar ocurre con los huevos (de gallina). Aquellos que provienen de gallinas criadas en libertad presentan mayores concentraciones de algunos contaminantes que los huevos corrientes de gallinas estabuladas.

Continue reading

POLLOS ECOLÓGICOS

imageNi mucho menos me alegro, pero no puedo evitar una estúpida y perfectamente apreciable sonrisa de autocomplacencia.
Siempre que puedo insisto en lo inadecuado de tomar posturas extremistas en temas alimentarios (bueno, creo que en cualquier tema, pero eso es harina de otro costal). Una postura extremista puede ser comer por sistema en hamburgueserías, pizzerías, freidurías y demás -rías. Otra es identificar lo “ecológico” como lo único bueno y desdeñar como si estuvieran rozando la toxicidad el resto de alimentos (que solo comemos los no iniciados). Pues bien, para los talibanes de la comida ecológica: se sabe desde hace tiempo que los huevos y la carne de pollos criados en libertad en condiciones ecológicas contienen mayores niveles de dioxinas (las dioxinas son compuestos con probado potencial carcinógenico; vamos, que el consumo frecuente de estas sustancias puede provocar la aparición de cáncer). Se pensaba que este hecho era debido al suelo donde se criaban los pollos, pero unos investigadores holandeses han publicado un trabajo en el que se asocian los niveles encontrados de esas sustancias en los huevos (de gallina) al ejercicio que realizan los pollos. ¡La gallina!
El cuadro es de nuevo de Turner en Venecia.