MÁS VITAMINA D

De vez en cuando hablo con mi hermana sobre la manera de llevar una alimentación que minimice el avance de la osteoporosis, un tema que preocupa a un número importantísimo de mujeres en todo el mundo. En este tipo de patología siempre se ha tenido en consideración la necesidad de llevar una dieta suficientemente rica en calcio, incluyendo fundamentalmente productos lácteos. Sin embargo, de un tiempo a esta parte se ha comprobado que resulta así mismo de vital importancia mantener unos niveles de vitamina D elevados. Incluso más elevados de los que hasta hace poco consideraban suficiente las autoridades sanitarias. De hecho, existen multitud de trabajos científicos en los últimos años en los que se ha puesto de manifiesto el papel de dosis elevadas de vitamina D en la mejora de multitud de enfermedades (algunos revisados aquí). Pero ¿dónde hay vitamina D?
Continue reading

ATRASOS (POR OBRA)

image
Durante estas semanas en las que me veo inmerso en una obra de considerables proporciones, lo cual me tiene gran parte del tiempo libre sin red, han aparecido una serie de artículos interesantes en el campo de la nutrición-alimentación, que se vienen repitiendo en muchas agencias de prensa científicas (y otros que no se repiten tanto pero que a mi me han resultado curiosos o preocupantes).

Continue reading

VITAMINA D TAMBIÉN PARA EL DOLOR DE ESPALDA

image
Quien haya seguido lamarga durante un tiempo sabrá que soy escéptico por naturaleza (o artificialmente), y uno de mis escepticismos es el que concierne a los suplementos vitamínicos (mirar aquí o aquí). Pero de un tiempo a esta parte parece que surgen evidencias por doquier sobre efectos beneficiosos de la suplementación con vitamina D, o perjudiciales de un consumo insuficiente de esta vitamina (deficiencia que parece más frecuente de lo que podría pensarse). Bueno, pues por si fuera poco parece que la deficiencia en vitamina D de la dieta puede estar relacionada con un buen número de dolores de espalda no achacables a otras causas más evidentes.
Concretamente, en el estudio publicado por el doctor Stewart B. Leavitt en la publicación “Pain Treatment Topics”, se señalan los siguientes puntos, bien concretitos y fáciles de entender (traduzco):

Continue reading

OTRO SURTIDO

image
De estos de noticias (sobre todo nutricionales o sobre la salud y los alimentos) que me han llamado la atención:
.- Cada vez veo más estudios en los que se señalan efectos beneficiosos del consumo de alimentos ricos en vitamina D (destáquese que no he escrito “suplementos”). Por ejemplo, en éste, publicado en el “Journal of Neurology, Neurosurgery and Psychiatry“, se estudiaron 3000 hombres de entre 40 y 79 años en ocho centros diferentes en Europa, y se comprobó que los hombres con niveles más elevados de vitamina D sacaban mejores resultados en tests de memoria, de capacidades de reconocimiento y de velocidad de procesado de la información (vamos, que eran más listos). Los efectos eran todavía mucho más marcados en personas mayores de 60 años. Buenas fuentes de vitamina D son la leche, la mantequilla, la margarina, pero sobre todo los pescados grasos y el hígado de pescados y otros animales marinos. Ya lo decían nuestras madres y abuelas: para ser listo y sacar los exámenes hay que comer pescado.

Continue reading

POLÉMICA A LA VISTA

image
Y como a mí casi no me gustan….
Pues parece que en un estudio serio, llevado a cabo por investigadores del Hospital Infantil de Boston y publicado en la revista “Archives of Pediatric & Adolescent Medicine“, se ha puesto de manifiesto que los bebés alimentados exclusivamente con leche materna, sin suplementación, tienen un mayor riesgo de tener deficiencias en niveles de vitamina D, lo que a su vez incrementa significativamente el riesgo de padecer raquitismo, caracterizado (entre otras cosas) por la presentación de piernas en curva y debilidad ósea. Este riesgo, dicen los autores, aumenta en el caso de bebés de piel oscura o negros, ya que éstos tienen una mayor dificultad para obtener en la piel la vitamina D que necesitan (por acción del sol).
En un artículo al respecto publicado en la revista New York Times, los investigadores reconocen que durante años los médicos han sabido de esta relación entre la lactancia exclusivamente materna y el mayor riesgo de desarrollo de raquitismo, pero afirman que muchos son reticentes a reconocerlo en público, porque está mal visto decir algo en contra de la lactancia materna. De hecho, la Academia Americana de Pediatría, ya en el 2003, recomendaba que los niños que estuvieran alimentados exclusivamente de leche materna, recibieran suplementos de vitamina D.
Una de las autoras del trabajo (Doctora Catherine Gordon) comenta que ella está completamente a favor de la lactancia materna, y que cree que la leche materna es el alimento perfecto, pero que se están encontrando con muchas madres que presentan deficiencias en vitamina D, y que eso tiene como consecuencia una leche pobre en vitamina D, lo que a su vez provoca ese mayor riego de raquitismo en bebés.
Hoy en día ya no se puede ser talibán de nada, ni de Ádriá, ni de Santamaría, ni de lo natural, ni de lo ultramoderno… ya ni de la leche de tu propia madre (si tienes la piel más bien oscura). ¡Ala!, las morenitas, a tomar el sol y a comer arenques cuando estén dando el pecho (a sus bebés).
El cuadro es “Mujer rubia con los pechos desnudos”, de Manet.
PD: No puedo dejar de poner este enlace a un artículo de Javier Marías a propósito de la polémica del “miembras” de hace unos meses.