NUTRICIÓN Y CÁNCER

image
Entrar en los contenidos mensuales de la revista “Nutrition and cancer” es como para que se te quiten las ganas de comer. No respetan ni tradiciones, ni modernidades, nada. Te piensas que algo es de lo más tradicional y natural (es decir, inocuo o bueno para la salud -nótese mi tono irónico-) y ¡zas! resulta que su consumo puede aumentar el riesgo de padecer algún tipo de cáncer. ¡Cuánto más fácil es ir a algún naturista o a un cocinero famoso y tradicionalista, o a Ana Obregón, o a Withney Paltrow, o a uno que haya salido en gran hermano, o que se haya enrollado con la exnovia de uno que salió en operación triunfo! Gente que sabe mucho más de este tipo de cosas. Unos cuantos ejemplos como botones (para todos los gustos):
.-“Detection of PhIP in Grilled Chicken Entres at Popular Chain Restaurants Throughout California“: en este se ve que el pollo hecho en la barbacoa tiene unos niveles muy altos de una amina heterocíclica supercancerígena. Está hecho sobre muestras de restaurantes de comida rápida, pero desengáñense, en cualquier barbacoa con elevadas temperaturas (todas, especialmente haciéndose al carbón) se obtendrían resultados similares.

.-”Dietary Fat, Cooking Fat, and Breast Cancer Risk in a Multiethnic Population”: este para los que les guste comer comidas ricas en grasa (inluyendo freidurías, churros, cocina francesa empleando mantequilla…). Los autores vieron (ya os lo esperaréis) que cuanta más grasa en la dieta, más riesgo de cáncer de mama. Y el riesgo era mayor para los que comían comida cocinada en grasas saturadas (mantequilla, manteca -¡qué ricos los choricitos sacados de la manteca y pasados por la sartén, y qué tradicionales!-) y aceite de maíz.

-”Meat and Fish Consumption and Cancer in Canada”: en este queda claro que apiparse a chuletones, carne de cordero y jamoncito aumenta el riego de padecimiento de diferentes tipos de cáncer, mientras que el consumo de pescado y de pollo parecen tener efectos positivos (digo yo que si no es pollo de los del primer estudio que he citado).

.-”Alcohol, Tobacco, and Diet in Relation to Esophageal Cancer: The Shanghai Cohort Study”: en este se evidencia que los que son consumidores habituales de alcohol (vino, cerveza, bebidas espirituosas…) tiene dos veces más riesgo de padecer cáncer de esófago que los que no lo son. He leído el estudio y no se habla para nada de si se trata de bebidas alcohólicas tradicionales, o si las malas son las más industriales.

¿Sigo?

El cuadro es “Black magician” de Klee.

19 pensamientos en “NUTRICIÓN Y CÁNCER

  1. D. Jorge, hoy me decido a entrar en su blog con una sensacion de hartazgo. Se lo digo sinceramente. Acepto los días que aprendo algo. Pero en mi opinión está creando una cierta confusión con sus comentarios respecto a la nutrición y la salud. Hágalo un poco más en serio, si sabe. Pues creo que no es su especialidad la de la nutrición. Estos enlaces de hoy nos meten miedo en el cuerpo por el cáncer, y el enlace de los alginatos sin embargo es saludable. Y de paso “chinita” al cocinero gordo que parece tener fijación con él. Por cierto no conozco a “Withney Paltrow”, que posiblemente la confunde con Gwyneth Paltrow, algo flaca, buena actriz, hija de director y productor, y de madre actriz vista en películas de Woody Allen, estudiante de Arte y antropología, que naturalmente abandona para primar su carrera de actriz,(tal vez ahora sea también irónico) que habla español y que se acaba de pasear por España para un programa de Tv que se ha comenzado a emitir en EEUU sobre cocina española, acompañando a otro cocinero gordo, Mario Batali. Pero usted tranquilo que entre los cocineros entrevistados españoles no está “nuestro cocinero” gordo. Y como es natural no falta la presencia del gran Ferran. Ya ve mi comentario ha devenido algo “rosa”. Lo siento. Yo también quisiera que su condición de hombre de ciencia no derivara en ciertos comentarios irrelevantes. Pero es su página, de acuerdo. Y yo también puedo dejar de leerla. Mórbidos o no, deje en paz a los gorodos.

  2. ¡Coño, es que Gwyneth es bien difícil de escribir!
    Creo que por mi manera de escribir y entender las cosas se debe perder el fondo de lo que quiero reflejar, y me alegro de saberlo, para intentar cambiar el tipo de mensaje. En resumen, y por no enrollarme:
    .- No pretendía meter miedo a nadie. Más bien lo contrario: lo que quiero poner de manifiesto es que existe base para tenerle respeto a determinados alimentos que tenemos asumidos como “buenos”, mientras que otros que tienen una E- delante son asumidos como “malos” , cuando hay evidencia más que suficiente para que no estén en ese fatídico grupo. El mensaje es que es mejor concretar, y no ir con ideas preconcebidas. Si sirve de algo, yo como pollo hecho en la barbacoa, bebo vino y como carne roja con elevada frecuencia (sobre todo lo del vino). Y al Bulli no he ido nunca.
    .- Ni mucho menos tengo algo en contra de los gordos, ni siquiera del mencionado cocinero (únicamente su repugnante manera de aumentar su repercusión y sus ventas causando una alerta alimentaria; en absoluto me parece mal su gordura). Yo he sido gordo gordo de pequeño, mi padre lo ha sido siempre, y les tengo cierta simpatía a los gordos. He estado intentando encontrar algún comentario hecho aquí despectivo para con la gordura y no lo he encontrado, pero si alguien se ha sentido ofendido por mis palabras en algún momento, pido disculpas y rectifico.
    .- Lo de la Paltrow es que me escandaliza un poco: fichan a una actriz conocida (muy buena actriz, por cierto) para hacer un programa de TV sobre la comida española, y resulta que no prueba la carne (jamón, embutidos, cordero…). Y después están sus proclamas de lo sano y lo natural. En fin, sin comentarios.
    .- No llego a entender cuál es la sensación de hartazgo que le crea la margarita. ¿Si estuviera poniendo verde todo el día a los aditivos y diciendo lo buena que es la comida tradicional entonces no hartaría? ¿O es hartazgo de oír una información que no concuerda con lo que uno quiere escuchar?  Por cierto, si revisa las entradas de lamarga puede encontrar algunas sobre efectos beneficiosos y/o nocivos de alimentos variopintos. Suelo seleccionarlas sobre todo por lo llamativo, por no ser noticias de las encontradas con frecuencia en los medios. Para decir que la lechuga o la fruta es buena ya hay muchos canales.
    .- Efectivamente no soy especialista en nutrición (ni en casi nada). Los que publican en las revistas que cito sí lo son, y mucho.
    Espero que no nos abandone, siempre es bueno tener comentarios con opiniones diferentes.
    Saludos y gracias por el comentario.

  3. Me fastidia un montón que los gordos se sientan ofendidos cuando se habla de ellos; somos gordos, igual que Manute Bol era alto (siento si no se escribe así; por cierto, sensación se escribe con tilde, igual que Ferrán y de los gorodos mejor no hablar) y Rosy de Palma fea y además simpatiquísima.
    Contesto a Galim no sólo por ser hermana de D. Jorge, si no por ser gorda a mucha honra (aunque ahora esté a dieta) y … ¡la gallina! yo contestando a un especialista en cine, mundo “rosa”, filólogo inglés, amante platónico de Gwyneth Paltrow, etc.
    Por cierto Orges, no dejes en paz a los “gorodos” (lo digo porque si no tendrías problemas con el 85% de tu familia), y sigue con ese buen humor y ese sarcasmo que hace que vayas aprendiendo cosas sin darte cuenta.
    La ciencia y el buen humor no están reñidas señor Golum, digo galim; y si no léase biografías de científicos o simplemente busque imágenes de Einstein, muy serio el señor http://vicentvercher.wordpress.com/2007/08/31/einstein-y-sus-cosas/
    Échele un poco de humor a la vida galim, y sea usted siempre bienvenido a este blog de mi hermanito, por cierto, le advierto que no tiene un pelo de tonto.

  4. Yo soy gordo y en nada me he sentido ofendido. En cualquier caso me parece que comoe espectáculo televisivo puede enganchar, no sólo por la “Paltrou”, sino también por el cocinero y el crítico que les acompaña. Si alguien se fija en el trozo de metraje dedicado a la promoción, le recordará a aquella fantástica película que es Entre Copas. Coincido plenamente con el criterio respecto a este tema con Orges y en los demás, en los de enjundia, me creo a alguien como el autor de este blog. Lleva años escribiemdo un blog fantástico y divulgando, porque de eso se trata. Lo que hizo su -y mío- admirado “cocinero gordo” fue una operación de “marquetín” a costa de quien es y será el personaje y cocinero más importante de la gastronía de España.
    Una pregunta para usted Galim, ¿aquién cree más, a Santamaría, a Orges, a los científicos que cita Orges….? Un consejo gratis:
    Fiesé de la ciencia y no de los “creaccionistas gastronómicos” .
    Un saludo. Por cierto, eso del Bulli, querido, hay que remediarlo.
    Roberto

  5. Gracias Roberto.
    Sin duda, de quien hay que fiarse es de… espera…en fin, creo que lo mejor es irse haciendo un criterio, poco a poco, sin posiciones demasiado radicales. Yo no me siento un tío de fiar, por eso siempre cito trabajos en revistas donde, para poder publicar, tienen que dar su visto bueno al menos un editor y dos revisores que sepan del tema, y en muchos de los casos, un par de editores y 4 o 5 revisores.
    Lo del Bulli tiene mala solución. A ver si con la crisis disminuye la lista de espera.
    Saludos y gracias

  6. Cuando dejo de entrar en la margarita unos días y vuelvo para ver como está el patio, voy y me encuentro con este artículo y estos comentarios. Entonces es cuando me siento estúpido por no entrar con más frecuencia.
    Qué divertido!!
    Qué hermana!!
    Gracias Galim!!

  7. Como para meterse conmigo, ehn?! Me he visto en parvulitos pequeños, con mi hermana viniendo en el recreo a protegerme de Vinagre (los tíos siempre nos hemos identificado mayormente por los apellidos), que era el doble que yo de tamaño y me mordía las manos.

  8. A través de la referencia a la Paltrow, respecto por quien mantenemos por lo visto alguna admiración, llegaba a poner sobre la mesa a un gran cocinero de volumen como Mario Batali. Por lo demás su valoración de los gustos personales actuales de la Paltrow a donde hay que participar su espíritu escandalizado es a la TV, a la productora, a los guionistas, y, de paso, si le interesa, se entera si es verdad que han recorrido sólo las C.C.A.A. cuyos gobiernos regionales han pagado. Será una maledicencia. Por cierto en los patrocinadores tal vez se encuentre alguna clave de los cocineros y lugares elegidos.
    Acepto que no tenga nada contra los gordos, pero respecto del cocinero Santi Santamaría me parece que el final de su post ALGINATOS no es de buen gusto. O es un chiste malo. “¡Anda que si a un cocinero con bastante sobrepeso que yo me sé, le manda el médico para tratarse su síndrome metabólico unas esferificaciones con alginatos….!!!!” En cualquier caso vuelve sobre tanta tinta que corrió en su blog el pasado mes de mayo, donde por cierto usted ofrecía unos enlaces determinados y otros no. Y si revisa las fechas todas las intervenciones sin haber leído el libro porque ni había salido a la venta. He aquí unas cuantas perlas, por no abundar en el consenso de Arenós, Pingüegourmet, Flatólogo, etc., y ciñéndome a algunas suyas:
    “El señor Santamaría dice muchas gilipolleces que denotan su incultura, y cada vez que habla lo demuestra. Lo malo es que cuando un indocumentado con repercusión mediática habla, muchos le hace caso (viene a ser lo mismo que cuando uno de gran hermano da consejos sobre nutrición).”
    “No puedo estar más de acuerdo con tus consideraciones al respecto de Santi Santamaría que, por otra parte, debe ser un excelente cocinero. Intentar crear alarma de la salubridad de la competencia es una estrategia ruin. Tal vez lo único que se merezca es el desdén y el silencio.”
    Por cierto cuando Flatólogo dice “miraré lo del Mono Obeso, suena interesante (¿no será una biografía de Santamaria?)” no sé si lo encontraría por editorial Drakontos, que es el nombre de una colección de la editorial Crítica/Planeta. No es difícil de encontrar. Mis colegas y yo lo tenemos fácil http://www.derecoquinaria.com.
    Con todo esto, y lo que me dejo de comentar, me sorprende que al contestarme a una intervención que no creía que iba a ser merecedora de tanta atención, no obstante vuelve a afirmar que “Ni mucho menos tengo algo en contra de los gordos, ni siquiera del mencionado cocinero (únicamente su repugnante manera de aumentar su repercusión y sus ventas causando una alerta alimentaria; en absoluto me parece mal su gordura)”.
    En esas semanas nadie hablaba del editor, de su marketing, oficina de comunicación, (que para eso están). No, sólo el cocinero había escrito así para vender más. Pues, mire, eso no es científico, y, además, lo que Santamaría escribió era bien conocido en el sector, y también por quienes tienen ocasión de leerle semanalmente en la prensa, y en los demás libros que con éxito editorial ha escrito.
    Ya ve que sigo su blog, y le dije que me gusta aprender en él. Pero ha de aceptar que estamos en un universo cultural y que su blog no está en una isla perdida, y que si me parece que deriva en temas que el hecho de provenir de fuentes “científicas” no siempre es una garantía indiscutible. Ya se han visto demasiadas cosas con lo de la alimentación.
    Y sinceramente estoy harto de tanto “nutricionista”a la moda
    Continúo a continuación que no me dejan poner más texto

  9. Yo tampoco soy flaco (es que me acuerdo del artículo de Marañón “Gordos y Flacos”) y he comido en El Bulli más de una vez. Y en Santamaría también. Los dos merecen la visita. Los admiro a cual más. Y en cuanto a ciencia y cocina los dos demuestran tener grandes conocimientos. Pero fíjese, seguramente hoy en día menos para hacer unas esferificaciones que para preparar un jarrete glaseado a la perfección, controlando la temperatura con maestría, trincharlo con arte delante del comensal, y depositándolo en un lecho de puré de patatas hecho a mano pacientemente, con mantequilla abundante, sin fatigarlo con una máquina que cualquiera tiene en su hogar. Usted sabe mejor que yo qué les pasa a las patatas. Así que anímese y peregrine a ambos santuarios. Es fácil privarse de algunas cosas y poder ir.
    Como me he alargado le prometo dejar correr el asunto. Tal vez mi sentido del humor es diferente. Pero también me gusta Paul Klee. Tal vez algún genio nos sirva algún día un desayuno en una mesa ideal. Y para su hermana, pues qué quiere que le diga si teniendo que desayunar a solas puedo leer a Tolkien. Pues que muy bien. Y que yo también tengo una cierta alopecia. Y que hoy también habré puesto alguna falta o letra de más. Pero el lector es inteligente y sabe subsanarlas.
    P.S. Escribí ayer noche estas líneas excesivas del todo. Perdón, una vez más. Y veo nuevas entradas. Acepto todos los consejos. Me fío de los científicos, sobre todo de los que son conscientes de que es más lo que ignoran que lo que conocen, aunque suene a frase hecha. Por cierto, en el número de Septiembre de “La Cuisine Collective” también el científico y colega suyo, Hervé This, se despacha a gusto con Santamaría: habla de aditivos y contrapone la brasa, los ahumados, etc. y que no vale la pena hablar más de quien busca que se hable de él y de su libro. Y lo dice él, pródigo de show en show de esos “mediáticos”, único lugar donde lo he conocido, aunque sé que da excelentes clases en Paris, pero ahí no puedo asistir. Supongo que usted, don Jorge, tendrá el número 59, marzo de 2005, de la revista ECRIN donde por cierto H. This hacía algunas reflexiones que bien se podrían componer con algunas de las de Santamaría. Creo.
    Voy a comer, y, si tengo suerte, tomaré un buen café, corto, y sin descafeinar. Saludos cordiales. Tardaré en meterme en líos.

  10. Uufffff, qué de cosas. Resumiendo:
    .- De acuerdo con lo de la Paltrow: ella no es la culpable, sino la productora que la pone delante de la cámara. No sabía lo de las CCAA que habían pagado, pero no me extraña: por lo visto hasta la última de Allen se se ha llevado pellizco por sacar a Barcelona.
    .-Repito, contra Santamaría no tengo nada por el tipo de cocina que hace (que debe ser magnífica, nunca lo dudé). Lo que ocurre es que se metió en una guerra sin sentido (bueno, con sentido monetario y publicitario). Y me reafirmo, lo de al metilcelulosa era una gilipollez dicha por alguien inculto e indocumentado en ese tema. Y la última frase no es una opinión, es un hecho contrastable. Las puyitas que de vez en cuando le meto… bueno, son parte del posicionamiento de uno (yo) con respecto a ese tipo de actuaciones. Digamos que él es la cabeza visible. No tengo ni idea de si los editores y demás tuvieron algo que ver. Y en cuanto a su postura contraria al al uso de aditivos alimentarios en la cocina, podía ser conocida, peor fue en ese momento cuando paso la línea mintiendo sobre los peligros sobre la salud de la metilcelulosa. Y eso es responsabilidad suya. Si yo dijese lo mismo de algún plato de su cocina seguramente estaría en los tribunales.
    .-“El mono obeso” es un libro escrito por el profesor de fisiología de mi universidad José Campillo. Hay un blog interesante con ese mismo nombre llevado por el mismo profesor:
    http://mono_obeso.typepad.com/el_mono_obeso/
    .-La ciencia no es garantía absoluta de nada, pero servir parece que sirve (conquista del espacio, ordenadores, internet, medicina, frigoríficos, microondas, energía solar… otra cosa es que después le demos mal uso). La falta de ciencia es garantía absoluta de sinrazón. Es cierto que en nutrición ha habido afirmaciones que se han aireado mucho y que después han resultado desacertadas. Eso cada vez pasa menos.
    .-Ni Adría ni Santi cocinan con ciencia. La ciencia explica sus procesos. La tecnología y el conocimiento científico les pueden ayudar a optimizarlos o a modificarlos, tanto para asar un jarrete como para hacer una esfera de zumo de melón. No he ido a ninguno de los dos no por razones monetarias (y eso que nos pagan bien mal a los profesores aquí en España), sino por… vete tú a saber. Bueno, a uno por que dicen que es difícil y a otro porque no se ha dado la ocasión. Si voy ya contaré.
    .-Las faltas tipográficas son más que comprensibles con los teclados. Yo me paso la vida corrigiéndome, y aún y así se me cuelan. Para Klee no tengo palabras, aunque llevo un tiempo más de Turner.
    .-Herve es buen amigo. No he leído su último artículo ni el de ECRIN. Sí, es un poco mediático y showman.
    .- No por favor, métase en líos, esto es lo que le da vida a lamarga. Yo disfruto mil veces más intentando argumentar que hablándole a la pantalla del ordenador, sin saber si alguien ahí detrás me lee.
    Un saludo cordial.

  11.   Ahora me sonrojo yo (por lo de cerro y por lo de vinagre).
    Lo siento mucho, pero sólo soy una “maestrina” de pueblo y no he entendido mucho el comentario de galim. Orges cuando nos veamos me lo explicas ¿vale?

  12. Vaya, hacía mucho que no pasaba un rato echando un vistazo al blog de Orges… y curioso, está uno comenzando la semana estudiando la nutrición infantil, y además viene de una semana muy larga en la qué dedicó horas y horas a nuestro querido aparato digestivo, y lo primero que me llama la atención es este post llamado “Nutrición y Cáncer”… por cierto, alguna de las opiniones, aparte de los artículos que provienen de las publicaciones científicas, viene de parte de un profesional de la medicina? Yo aun no lo soy, pero parece que va quedando menos, y quizás sería interesante saber la opinión de algún oncólogo, por ejemplo.
      Por lo que he estudiado todos estos años, y también por lo que he visto en los hospitales, nutrición y cáncer son dos palabras que irán de la mano, y cada vez más, hasta el final de los tiempos.
      Se han escrito cosas interesantes en los posts previos, también es cierto que el tema ha derivado al final an algo un poco personal, o eso me ha parecido a mí, y solo me gustaría decir qué hay que estar muy atentos a los avances en este campo y qué no hay qué asustarse ante noticias, perfectamente documentadas, que relacionen ciertos alimentos o maneras de prepararlos con el aumento de las posibilidades de desarrollar cierto tipo de cáncer.
      La oncología es una parte de la medicina fascinante y en continuo desarrollo, y la investigación que se lleva a cabo en este campo es probablemente inmensamente superior a la realizada en ningún otro. Gracias a ello hoy en día sabemos que cánceres como los de tubo digestivo incorporan oficialmente a su lista de factores de riesgo ciertos alimentos. Probablemente con el tiempo los médicos nos “asusten” más y más, pero para ser justos debemos decir que existe el otro lado de la balanza, el de los factores protectores y la prevención, sobre todo la primaria, que nos puede servir de gran ayuda si le prestamos la misma atención.
      Sigamos aprendiendo, poco a poco, a comer sano y a tratar a nuestro cuerpo lo mejor posible, porque la realidad es que el título “Nutrición y cáncer” no se refiere únicamente a los ahumados y el cáncer de estómago si no que hace mención a una relación mucho más profunda de factores etiológicos relacionados con el desarrollo neoplásico: ingredientes, aditivos, el alcohol, métodos de conservación… se mezclan con factores genéticos, ambientales… y entonces, según los que saben de esto, aparece el tan temido tumor.
      El Dr. Cruz, un oncólogo reconocido a nivel internacional, nos decía en clase un día qué esto se solucionaba dejando de comer, y se reía. Y también nos decía que un sandwich de jamón y queso tenía potencial carcinogénico (creo que tenía cierta relación con las nitrosaminas dichosas), pero que habría que alimentarse de tantos cientos de sandwiches al día, y se reía, para conseguir el dichoso cáncer que lo qué teníamos que hacer todos era ser consecuentes con nosotros mismos y dejarnos de tonterías porque afortunadamente la información está a nuestro alcance, y cada día es mejor y más completa, y nosotros disponemos de un cerebro y unos conocimientos para saber interpretarla; y llegado el momento (qué ya queda poquito), para echarle una mano a aquellos que necesiten cualquier explicación o aclaración sobre el tema.
      Un cariñoso saludo desde Oviedo… donde se come realmente bien por cierto.

  13. Hombre, toda la familia por aquí, qué alegría. Carlos, estas horas de escribir posts no te vienen bien. Por cierto, seguramente eres el más joven de los que han participado en el tema, y has sido el más maduro y consecuente. Completamente de acuerdo en lo que nos cuentas, y por extensión, con lo que te contaba tu profe. De hecho, desde que empecé con esto de lamarga intento aportar mi granito de arena a la idea de que hay que comer con cabeza, conociendo la mayor cantidad de información posible y sin histerismos. En algunos de los estudios que cito se consideran las cantidades (de hecho, algunos son epidemiológicos, de los cuales me fio lo justo, pero bueno, sirven para encontrar pistas) y otros simplemente buscan sustancias de las que se conocen ya su potencial carcinogénico. Hablando de nitrosaminas (en el sándwich), nosotros ahora estamos en un macroproyecto para estudiar cómo afectan los nuevos límites europeos de sales nitrificantes en los productos cárnicos sobre un montón de cuestiones, y a mí me toca analizar las dichosas moleculitas.
    Saludos. En cuantito me toque una charla no muy lejos de Oviedo me acerco a que me lleves a esos sitios para comer. Pago yo.

  14. Juer, cual interesante se hace el hartazgo ajeno gracias galim, amigo Orges me quedo con la idea de que lo conocido como tradicionalmente sano (claro esta no todo) incluso en consumos desmesurados puede llegar a ser “peligroso”, no obiemos el detalle, CONSUMO DESMESURADO para cada idea un estudio(podria ser un eslogan) ¿no?-
    .Panda de latin king amigo que tienes guardando tus espaladas……jajajaja sobre todo las del tal vinagre ese (no si lo tuyo culinariamente apunta desde chico…jajaja). Lo dicho lugar para la el conocimiento y la discrepancia con gusto.Saludos

  15. Es curioso lo que ha calado el mensaje de Santamaría, alguien, por cierto, que habla de los demás y de sí mismo como “un vendido más a la puta pela”(sic)
    Perdón por contar esto en tu blog Jorge, pero señor Galim, en el pingüe gourmet y creo que aquí, sí se habló de quien editaba el libro, es más, yo me preguntaba que en caso de un deterioro de la imagen de la cocina de este país también habría que pedir responsabilidades a Planeta.
    Y termino: el problema de Santamaría no es todo el mensaje, el problema es que está encabronado porque él no ocupa tantos titulares como Adrià. Fijesé. Busque un DVD que publicó la fundación SOS y escuche lo que dice de su “vilipendiado” Adrià. Se quedaría a cuadros.
    Adrià y Santamaría no son ONGs y están para ganar pasta, el primero lo admite y el segundo también, pero pretende dignificar su versión.
    En este mundo de la gastronomía y de los restaurantes de lujo hay una rumorología impresionante. Le aseguro que si fuera cierto lo que dicen que sucedió tras el “desliz” de Santamaría, usted y muchos más se sorprenderían de a qué niveles nos movemos.
    Y lo peor de todo es el uso que se dio, por parte de algún que otro crítico, a este affaire, entre otras cosas porque hacía un año que le habían puesto en su evento como estrella para que la “mangara” y así conseguir repercusión mediática. Que sí, que también era muy interesante saber qué era de él y de sus cosas pero “se nos ve el plumero”
    Un saludo
    Roberto

Los comentarios están cerrados.