SURTIDO DE “NOCEBOS”

Me ha gustado el palabro “nocebo”, que no conocía. Sería el primo hermano de placebo (que, dicho sea de paso, es uno de mis grupos fetiche), pero en su versión negativa. Es decir, expresa el efecto subjetivo de empeoramiento de la salud que perciben algunas personas cuando toman algo (un medicamento o algún componente de su dieta) y que no se corresponde con un efecto real; y consecuentemente, llevaría a la mejora (subjetiva) de sus síntomas cuando ese elemento deja de ser consumido. Aquello de las personas que sin ser intolerantes a la lactosa o alérgicas a las caseínas, dicen que se encuentran muchísimo mejor desde que no beben leche.

Pues bien, en un estudio publicado por unos investigadores de la Universidad de Pavia (Italia) en el “Annals of Internal Medicine”, se comenta que existe un creciente número de personas que (vete tú a saber por qué) achacan determinados síntomas intestinales a la presencia de gluten en sus dietas, sin ser celiacos ni presentar sensibilidad contra el gluten. Los investigadores apuntan que existen esos dos tipos de personas que necesitan ausencia de gluten en sus dietas (los más conocidos son los celiacos, pero parece que también es creciente el número de sensibles al gluten no celiacos). Como para estos últimos no existe una definición clara, ni se suelen hacer pruebas diagnósticas, pues mucha gente se autodiagnostica, y van y se sienten mucho mejor sin comer gluten (y vete tú a convencerles de que tal vez sea otra cosa lo que tengan). Me ha gustado el asunto, porque cada vez hay más “nocebos” de estos por ahí: que si me siento mucho mejor por comer todo crudo, por tomar leche sin lactosa (sin ser intolerante a la misma), por quitar los nabos de mi dieta…

Y otros dos de desmitificaciones, en este caso de la demonizada fructosa. La pobrecita fructosa es un pobre monosacárido al que, de un tiempo a esta parte, se le han achacado la mitad de los males de la humanidad. Su principal culpa es estar presente en mogollonazo de productos elaborados, en forma de jarabe de alto contenido en fructosa (entre otros, en muchos refrescos azucarados). Pues bien, en sendos estudios publicados recientemente y con una cobertura de sujetos amplísima, se ha apuntado que el consumo de fructosa no provoca un aumento de la tensión arterial (revista Hypertension) ni engorda más que cualquier otro carbohidrato (revista Annal of Internal Medicine). Lo cual no quita que un consumo excesivo de alimentos con jarabe de fructosa provoque hipertensión o sobrepeso (o los dos), pero no por la fructosa, sino por el exceso. Vamos, que sería igual con glucosa. A si es que los “nocebos” de la fructosa, que sepan que seguramente se estén autoengañando (EL TEMA DE LA FRUCTOSA QUEDA MATIZADO EN UNA ENTRADA POSTERIOR, EN LA QUE EL INCULTO AUTOR DE ESTE BLOG QUEDA ATURDIDO POR LAS EVIDENCIAS NEGATIVAS RELATIVAS AL CONSUMO DE FRUCTOSA).

Y una última desmitificación. Vaya por delante que a mi me encanta la leche cruda. Lo estuvimos hablando en Suecia el otro día, donde la leche es riquísima, casi siempre pasterizada. Aquí, al menos en Cáceres, se vende muy poca leche pasterizada, y para los amantes de la leche, la UHT es un sucedáneo no muy logrado. Y comentábamos que la que de verdad está rica, rica, es la leche cruda. Pero claro, los riesgos son enormes. Y para muestra un botón: en un estudio publicado en el “Emerging Infectious Diseases” se muestra que el consumo de leche sin pasterizar, siendo muy escaso en los USA, causa 150 veces más brotes de enfermedades de origen alimentario que el consumo de leche pasterizada, que está totalmente generalizado. De hecho, los autores comentan que en aquellos estados en los que está autorizado el consumo de leche cruda, el número de enfermedades relacionadas con el consumo de leche es el doble que en el de los estados donde no lo está. Así que a los que dicen que hay que comerlo todo crudo…(sn comentarios).

¡Los “nocebos” que se echen a temblar!

El cuadro es “La Cocina”, de Carl Larsson, un pintor sueco de finales del XIX y principios del XX.

3 pensamientos en “SURTIDO DE “NOCEBOS”

  1. Pingback: MATIZANDO | La margarita se agita

  2. Es que se abusa mucho de los refrescos que contienen mucho jarabe de fructosa, maíz etc, por tomarlo de vez en cuando no pasa nada pero cuando lo tomas como agua es cuando hay problemas, lo mismo debe ocurrir si abusas del gluten, la fibra, los lácteos etc, que mucho no debe ser bueno

  3. Gracias por el comentario, Helen.

    Completamente de acuerdo con el abuso de los refrescos y los problemas de que sustituyan al agua como bebida (ver las entradas y comentarios)

    http://www.lamargaritaseagita.com/blog/2012/05/20/te-hace-mas-tonto-la-coca-cola/
    http://www.lamargaritaseagita.com/blog/2012/04/28/matizando/

    Y en general, abusar de cualquier cosa siempre pinta mal. Ahora bien, abusar del gluten o de la fibra no es lo mismo que abusar de (por ejemplo) la grasa o la frcutosa (de las que además, se suele abusar). El gluten es perjudicial para los celiacos o los que presenten algún tipo de reacción contra esa proteína, pero no para el común de los mortales. Y la fibra… mucha hay que tomar para que se presente algún efecto perjudicial.

    Saludos

Los comentarios están cerrados.