ME HUELE AMARILLO

Me atraen las sinestesias. Y no me refiero aquí a la figura retórica (que también me resulta atractiva). Se trata de la interferencia entre las sensaciones percibidas por diferentes sentidos ; es decir, oír colores, ver sonidos, asignar textura a una forma o sabor a una música. Esas asociaciones cruzadas entre sentidos están presentes con frecuencia cuando comemos, aunque si no se presta atención, el común de los mortales no nos damos cuenta de ellas. Pues bien, en un artículo publicado en el Food Quality and Preference (en realidad está pendiente de publicación, espero acordarme de actualizar el enlace cuando publiquen el definitivo), dos investigadores franceses de la Universidad de Lorraine estudiaron la relaciones cruzadas entre aromas y colores, un caso claro de sinestesia o de asociaciones cruzadas.

Creo que todos (excepto los catadores entrenados), somos conscientes de lo difícil que resulta definir con palabras los olores. Siempre acabamos citando el objeto al que nos recuerda el olor para describirlo. Así que cuando alguien huele algo, indirectamente lo asocia a la imagen archivada del objeto, que presenta su forma y su color. Esa correspondencia puede ser fruto de la conexión natural (el olor a limón genera automáticamente una imagen de un limón, amarillo, en la memoria), de las emociones (muy típico en los perfumes, donde la asociación no suele ser con el objeto, sino con recuerdos, con personas, con situaciones). Así, algunas de estas asociaciones están por encima del bien y del mal, es decir, se dan en la mayoría de las personas, mientras que otras son muy particulares (me acuerdo que hace años, haciendo las pruebas para seleccionar catadores para un panel, no me acuerdo qué olor, que todos definíamos como “a moho” o ” a húmedo”, uno de los catadores lo definía como “a iglesia”).

Pues bien, estos autores se dedicaron a dar a oler a 155 personas diferentes olores, fundamentalmente de alimentos y de flores, y se les pidió a cada uno de ellos que eligieran un color con cada uno de los olores. De esta manera querían elucidar si existían relaciones establecidas para determinados aromas de alimentos con distintos colores. Y encontraron unas cuantas. Las asociaciones más fuertes y más extendidas fueron las siguientes:

Limón: amarillo, naranja

Clorofila: verde, verde azulado

Ahumado: marrón, rojo oscuro, negro

Caramelo: marrón, naranja

Menta: verde, verde azulado

Fresa: rojo, rosa

Lima: amarillo, naranja

Piña: rojo, amarillo

Lavanda: violeta, azul oscuro

Y unas cuantas más. Bueno, como comentario, todas me parecen asociaciones muy naturales, y creo que, a pesar de mi daltonismo, hubiera contestado lo mismo, pero lo de que el primer color para la piña sea el rojo… en fin, debe ser en Francia.

Todo esto tiene aplicaciones prácticas claras, que de hecho se vienen utilizando ya desde hace mucho en la industria alimentaria: los chicles de menta vienen siempre en color verde o azul, los caramelos de fresa se tiñen de rosa, y los de lavanda de color violeta, y a nadie se le ocurre teñir de color rosa o verde un refresco de naranja . Pero a mi me gusta pensar en aplicaciones más chocantes, más transgresoras: ¿por qué no utilizar aromas evocadores en las exposiciones de arte (de hecho, algo hay ya hecho; yo intenté colaborar con algún artista, epro todo quedó en agua de borrajas)? O elegir el perfume adecuado en función del color de la ropa. O arquitectura que cambie de color y de aroma.

El cuadro es “Square lemons” de Antonia Williams

Maric, Y., & Jacquot, M. (2012). Contribution to understanding odour-colour associations Food Quality and Preference DOI: 10.1016/j.foodqual.2012.05.001

3 thoughts on “ME HUELE AMARILLO

  1. Muy interesante la asociación de los aromas a los colores, esa asociación la utilizamos muchas chicas relacionándola con el humor del día o con la labor que vayamos a realizar, si quieres parecer mansa usas colonia dodot o similar, si quieres parecer natural “gotas de oro” o alguna fresca, si tienes una reunión una colonia sofisticada pero fresca “light blue de Dolce&Gabanna”, si vas a un sitio con mucha gente y no quieres pasar desapercibida “allure de Chanel”, y a todos esos sitios te vistes de acuerdo con la actitud con la que vas, independientemente del color que vistas.

  2. Gracias por el comentario, Otilia.

    Esa información sobre la alambicada manera de trasmitir información de algunas chicas no tiene precio. Ni que decir tiene que, por lo general, lo nuestro (chicos) es bastante más simple y aburrido.

    Saludos

  3. Pingback: COMER SONIDO | La margarita se agita

Comments are closed.