NO TE LO TOMES TAN CALIENTE

image
Nunca he tenido problema para beber caldos, sopas, cafés, tés o lo que sea muy calientes. La causante de esta adaptación claramente es mi madre, que siempre sirve la comida a temperaturas que desafían las leyes de la física (ella va un paso más allá, y prácticamente se bebe las infusiones con el agua burbujeando). Lo malo es que la adaptación hace costumbre, y hoy en día no me imagino un caldo o un café que no estén muy calientes, que incluso provoquen una liviana sensación de quemazón en la boca, un casi imperceptible encogimiento de la mucosa del paladar y de la lengua, asustadas por la temperatura que se les viene encima.
Pues bien, tal vez tenga que plantearme cambiar mis costumbres. En un estudio publicado en el “British Medical Journal”, titulado “Tea drinking habits and oesophageal cancer in a high risk area in northern Iran: population based case-control study” se concluye que el consumo habitual de té a más de 70ºC aumenta el riesgo de padecimiento de cáncer de esófago.

En los países de religión musulmana el consumo de té es una costumbre muy arraigada. Estos autores estudiaron a 300 pacientes del norte de Irán con cáncer de esófago y también a 571 personas de la misma zona pero sin ese padecimiento. Todos (sanos y enfermos) consumían del orden de un litro de té al día (¡¡la gallina!!). Se les pidió que contestasen a unos cuestionarios acerca de la temperatura a la que bebían el té y lo que esperaban desde que lo servían hasta que se lo bebían. Después midieron objetivamente la temperatura del té elaborado por diferentes personas (50000) de ese área geográfica. Los autores llegaron a una serie de conclusiones, entre las que las más sobresalientes fueron que un aumento de la temperatura del té desde menos de 65ºC (templado, parece ser) a entre 65 y 69ºC (caliente), aumenta al doble el riesgo de padecimiento de ese tipo de cáncer. Pero si la temperatura sube de 70ºC (muy caliente), el riesgo aumenta del orden de ocho veces más. También observaban un mayor riesgo (5 veces más) de padecer cáncer de esófago en aquellos que se toman el té antes de dos minutos después de haberlo servido (por cierto, no encontraron ningún tipo de relación entre el consumo de té y el padecimiento de este tipo de cáncer).

Para tranquilizar al personal, en la misma revista se publica un editorial firmado por un prestigioso investigador, en el que se asegura que no hay causa para la alarma. Hay que tener en cuenta (esto lo digo yo) que raramente alguien que no tenga ese perfil se tomará un litro al día de una bebida tan caliente.

Pasarme al té frío y al café con hielo lo veo plausible, pero con la sopa no sé qué voy a hacer.

El cuadro es “La Lechera” de Vermeer.

2 pensamientos en “NO TE LO TOMES TAN CALIENTE

  1. El tema de la asociación de cáncer esofágico y oral con bebidas calientes se remonta a 1974, cuando aparecieron las primeras publicaciones. Esto se estudió especialmente en Japón, donde la incidencia de este tipo de cáncer es muy alta. En estas décadas se han publicado numerosos artículos relacionanado la ingestión de té (verde, por lo general) muy caliente con cáncer esofágico en China, India, Irán (otros estudios) y Japón. También hay trabajos similares con ingestión de mate en sudamérica.
    Llama la atención que en Francia también se ha encontrado asociación entre la frecuencia de cáncer esofágico en el norte del país con el hábito de tomar Calvados hirviendo que hay por aquellas zonas. Esto se atribuye al acetaldehido a alta temperatura. Igualmente en Japón se ha estudiado el metabolismo del etanol y el acetaldehido y su relación con este tipo de cáncer.
    Para tu tranquilidad, un grupo sueco del Karolinska publicó (Br J Cancer 2001;84:120) la ausencia de asociación entre cáncer de esófago y toma de bebidas calientes en la “población occidental” (aunque se limitó a estudiar la población sueca).
    Actualmente se consideran como principales factores de riesgo para desarrollar carcinoma esofágico el tabaco y el consumo elevado de alcohol, cosas que con frecuencia coinciden con las bebidas calientes. Es de hacer notar que este tipo de cáncer es una verdadera putada, dentro de lo que de por sí son los cánceres.

  2. Sí, cuando estudiaba Anatomía Patológica ya nos lo decían (y de eso hace ya…). Y también he leído algo sobre el mate y algún cáncer bucal. En cuanto a la divergencia de resultados en los estudios, tal vez tenga que ver con la cantidad en el caso de los afganos (más de un litro al día) y la temperatura (has intentado probar té a más de 70ºC??!!)
    Saludos

Los comentarios están cerrados.