LA DIETA, LOS MICROBIOS DEL INTESTINO GRUESO Y EL CÁNCER DE COLON

image
No, no es el título de la próxima película de Almodovar. Según informa la “Society for General Microbiology” y se hacen eco varias páginas de noticias relacionadas con la ciencia, la dieta “occidental” (dieta rica en carnes rojas y en grasas, y pobre en carbohidratos complejos) parece un caldo de cultivo ideal para que se produzca cáncer de colón, pero hasta ahora había muchas teorías y ninguna certeza sobre la naturaleza real de esta relación. Sin embargo, parece que el equipo del Profesor Stephen O’Keefe de la Universidad of Pittsburgh (USA) ha encontrado evidencias de que la causa puede estar en el efecto que ese tipo de dieta tiene sobre la diversidad microbiana en el intestino grueso (por cierto, para los que todavía no se hubieran percatado, la expresión “flora microbiana” o “flora bacteriana” se da por desterrada ya desde hace un tiempo del lenguaje científico). Las personas que comen elevados niveles de hidratos de carbono complejos presentan una población significativa de unos microbios denominados Firmicutes. Estos microorganismos metabolizan aquellas proteínas e hidratos de carbono que llegan sin digerir al intestino grueso, generando ácidos grasos de cadena corta (especialmente importante es el butirato), ácido fólico o biotina, que contribuyen a mantener la salud del colon. Sin embargo, las dietas ricas en carne dan lugar a la formación de cantidades significativas de compuestos azufrados, que disminuyen la actividad de los Firmicutes, y además favorecen la formación de sulfuro de hidrógeno y otros compuestos carcinogénicos producidos por las bacterias sulfato reductoras.
El cuadro es “La siesta” de Sorolla.