SURTIDO DE “NOCEBOS”

Me ha gustado el palabro “nocebo”, que no conocía. Sería el primo hermano de placebo (que, dicho sea de paso, es uno de mis grupos fetiche), pero en su versión negativa. Es decir, expresa el efecto subjetivo de empeoramiento de la salud que perciben algunas personas cuando toman algo (un medicamento o algún componente de su dieta) y que no se corresponde con un efecto real; y consecuentemente, llevaría a la mejora (subjetiva) de sus síntomas cuando ese elemento deja de ser consumido. Aquello de las personas que sin ser intolerantes a la lactosa o alérgicas a las caseínas, dicen que se encuentran muchísimo mejor desde que no beben leche.

Sigue leyendo

INDIGNADO

Hoy en día este estado de ánimo caracteriza a muchos españolitos de a pie, por multitud de variopintas razones. Lo cierto es que uno tiene causas para estar en casi permanente estado de indignación, pero eso cansa, y procura correr un tupido velo, para poder disfrutar (carpe diem) sin amarguras. Pero siempre hay un tema específico, algo que le llega a uno a la fibra sensible, y mire usted por dónde una señora médica ha dado en mi clavo.

La señora, doña Lalanda, tiene un blog  sobre asuntos médicos y sanitarios. Es sarcástica, ocurrente, un poco ácida, segura de sí mismo, de opiniones tajantes; vamos, que está en posesión de la verdad. Y mire usted por donde, en su afán de repartir justicia en el mundo, dio con el tema de la celiaquía: en un bochornoso artículo criticaba (con sorna) el hecho de que en la cabalgata de reyes se repartiesen caramelos sin gluten. Porque, puestos a atender a esa minoría de niños celiacos, ¿por qué no atender a todas las minorías? En su argumentación, mezclaba personas con esa enfermedad (que no pueden elegir) con otras que simplemente han elegido no tomar algún tipo de alimentos (veganos), y en el popurrí, incluía a niños de corta edad, a diabéticos, a alérgicos y un no corto etcétera. Y venía a decir que el que tenga un niño celiaco que se las busque como pueda, y que la administración es estúpida por querer satisfacer a esas minorías, porque como a todas no se las puede atender, ¿por qué hacer esa distinción?

Sigue leyendo

II JORNADAS GASTRONÓMICAS SIN GLUTEN EN EXTREMADURA

Jaime es celiaco, y eso me ha hecho darme cuenta en mis propias carnes de las dificultades y problemas que sufren los colectivos con algún trastorno de la alimentación. Y por eso, lo poco que uno pueda ayudar para mejorar la calidad de vida de las personas de estos colectivos siempre será de agradecer. De ahí que este verano organizásemos el curso de verano de la UEx sobre “’Ciencia y Gastronomía en Trastornos Alimenticios”. Por eso también participo en las II Jornadas Gastronómicas sin Gluten en Extremadura, que tendrán lugar el próximo lunes día 12 de diciembre en el complejo San Francisco (Cáceres), para intentar aportar mi granito de arena.

Estas jornadas van dirigidas sobre todo al sector de la restauración (cocineros, personal sanitario, catering…), pero también a todo aquel que esté sensibilizado con este colectivo (celiacos, familiares…). Habrá ponencias diversas, sobre temas relacionados con la elaboración de menús sin gluten en restaurantes, sobre la enfermedad celiaca o sobre los problemas que más acucian a este colectivo cuando va a un bar o a un restaurante. Hay además un concurso de tapas y otro de repostería (en ambos casos sin gluten, por supuesto)

Aquí dejo el enlace a la página de las jornadas, y también al tríptico de las mismas. Son gratuitas. ¡Animaos a participar!

El cuadro es “Mezze Maniche” de Luigi Benedicenti.

PAN EN CASA: ¿ES BUENO AMASAR TANTO?

Naturalezamuertaconarenquesahumadosycabezadeajovangogh
La columna de Harold McGee en el New York Times está dedicada en esta ocasión al pan, y más concretamente al tema del amasado. Según comenta Harold, en tiempos, el consejo para elaborar pan era hacer un amasado prolongado e intenso. Sin embargo, según parece, en la actualidad reputados panaderos e investigadores sobre el tema subrayan que se puede hacer un pan sin apenas amasar, o incluso obviando esta etapa (bueno, por lo menos hay que mezclar los ingredientes, pero según observan, no es necesario seguir más allá de ese mezclado).

Sigue leyendo