LA DIETA, LOS MICROBIOS DEL INTESTINO GRUESO Y EL CÁNCER DE COLON

image
No, no es el título de la próxima película de Almodovar. Según informa la “Society for General Microbiology” y se hacen eco varias páginas de noticias relacionadas con la ciencia, la dieta “occidental” (dieta rica en carnes rojas y en grasas, y pobre en carbohidratos complejos) parece un caldo de cultivo ideal para que se produzca cáncer de colón, pero hasta ahora había muchas teorías y ninguna certeza sobre la naturaleza real de esta relación. Sin embargo, parece que el equipo del Profesor Stephen O’Keefe de la Universidad of Pittsburgh (USA) ha encontrado evidencias de que la causa puede estar en el efecto que ese tipo de dieta tiene sobre la diversidad microbiana en el intestino grueso (por cierto, para los que todavía no se hubieran percatado, la expresión “flora microbiana” o “flora bacteriana” se da por desterrada ya desde hace un tiempo del lenguaje científico). Las personas que comen elevados niveles de hidratos de carbono complejos presentan una población significativa de unos microbios denominados Firmicutes. Estos microorganismos metabolizan aquellas proteínas e hidratos de carbono que llegan sin digerir al intestino grueso, generando ácidos grasos de cadena corta (especialmente importante es el butirato), ácido fólico o biotina, que contribuyen a mantener la salud del colon. Sin embargo, las dietas ricas en carne dan lugar a la formación de cantidades significativas de compuestos azufrados, que disminuyen la actividad de los Firmicutes, y además favorecen la formación de sulfuro de hidrógeno y otros compuestos carcinogénicos producidos por las bacterias sulfato reductoras.
El cuadro es “La siesta” de Sorolla.

NO TE LO TOMES TAN CALIENTE

image
Nunca he tenido problema para beber caldos, sopas, cafés, tés o lo que sea muy calientes. La causante de esta adaptación claramente es mi madre, que siempre sirve la comida a temperaturas que desafían las leyes de la física (ella va un paso más allá, y prácticamente se bebe las infusiones con el agua burbujeando). Lo malo es que la adaptación hace costumbre, y hoy en día no me imagino un caldo o un café que no estén muy calientes, que incluso provoquen una liviana sensación de quemazón en la boca, un casi imperceptible encogimiento de la mucosa del paladar y de la lengua, asustadas por la temperatura que se les viene encima.
Pues bien, tal vez tenga que plantearme cambiar mis costumbres. En un estudio publicado en el “British Medical Journal”, titulado “Tea drinking habits and oesophageal cancer in a high risk area in northern Iran: population based case-control study” se concluye que el consumo habitual de té a más de 70ºC aumenta el riesgo de padecimiento de cáncer de esófago.

Continue reading

RECETAS CÁNCER

image
A partir del comentario de Cristina de la entrada anterior, he recordado que tenía por ahí un enlace con recetas para enfermos de cáncer de la fundación Alicia. De hecho, en la página web de esta fundación también se ofrecen recetas diseñadas para otro tipo de enfermedades o de personas con necesidades alimentarias concretas. Muy loable este esfuerzo de hacer más feliz a gente con problemas a través de la dieta.
El cuadro es “Desnudo recostado de espaldas” de Modigliani.

SUPLEMENTOS DIETÉTICOS PARA FUMADORES: CUIDADÍN

image
No me extenderé (dos posts en un día es más de lo que soporta mi maltrecha cabeza): en un estudio EPIDEMIOLÓGICO publicado en el “American Journal of Epidemiology”, se señala que los fumadores que toman suplementos vitamínicos con beta-caroteno tienen un riesgo de padecer cáncer de pulmón de hasta un 102% superior a los que no toman los suplementos. Los autores recomiendan que los fumadores no tomen este tipo de suplementos (bueno, aunque no lo digan, me imagino que lo primero que recomiendan es que dejen de fumar). He puesto en mayúsculas epidemiológico. Este tipo de estudios se basa en encuestas a la población o en datos de consumo o estadísticas poblacionales, pero no en ensayos clínicos. Es decir, los autores no han seleccionado a mil fumadores y han tenido a la mitad con suplementos de carotenos, lo cual daría más contundencia a las conclusiones. Los estudios epidemiológicos están muy bien para encontrar pistas, pero no son concluyentes (hay multitud de factores no controlados).
El dibujo es mío.

SURTIDO

image
Pues eso, una selección de algunos artículos que me han llamado la atención:
.- En un reciente estudio publicado en el European Journal of Clinical Nutrition (y está entero gratís!!!), se apunta un efecto de disminución tanto del colesterol plasmático total como de la fracción del LDL (el “malo”, así le llaman) como consecuencia del consumo de pequeñas cantidades diarias de hidroximetilpropilcelulosa (una prima hermana de la metilcelulosa… no comments). Parece que este efecto se debe al aumento en el tránsito intestinal y la disminución en la absorción de grasas; además, se produce con menores cantidades de otros compuestos que ya se emplean en el mercado con este propósito, como el psyllium o el beta-glucano.

Continue reading