PARA LOS QUE QUIERAN PERDER PESO CON EL NUEVO AÑO

Al empezar el año, tras unas fiestas pantagluélicas, uno de los propósitos más extendidos es perder peso. Pero ya se sabe que eso de adelgazar no puede hacerse de cualquier manera: unos métodos son difíciles de seguir, otros no son sanos, otros tiene efecto rebote, otros son más falsos que los amigos del facebook… Pues bien, en US News.com se ofrece un ranking de las mejores dietas en diferentes categorías (perder peso, salud, dietas para diabetes, para el corazón…), y se explica pormenorizadamente cómo se hizo la clasificación, con criterios médicos y con especialistas de distintos campos (en inglés, eso sí).

Yo hasta que no me acabe el jamón y la paleta…

El cuadro es “Harvest Series II” de Wu Jiali

DIETAS PARA ADELGAZAR: DA IGUAL SU COMPOSICIÓN

image
Siempre y cuando esté reducido su contenido calórico, claro. Esto es lo que se desprende de un estudio publicado en (todos en pie por favor) “The New England Journal of Medicine”, una de las revistas con más prestigio (si no la que más) en temas médicos. En el mencionado artículo, unos investigadores de la escuela de salud de Harvard con otros del Pennington Biomedical Research Center de la Universidad del Estado de Louisiana, estudiaron distintas dietas con igual contenido calórico (con una disminución de 750 calorías con respecto a una dieta que cubriese exclusivamente las necesidades diarias) pero en las cuales dicha reducción se había conseguido reduciendo bien las grasas, bien los hidratos de carbono o bien las proteínas (concretamente se probaron 4 dietas distintas: baja en grasa con contenido proteico normal, baja en grasa y alta en proteínas, alta en grasa y contenido proteico normal y alta en grasa y en proteínas. En todas las dietas (eso sí) la grasa fue diseñada para ser cadiosaludable. Los individuos (811!!) fueron estudiados durante dos años, y se siguió la evolución de su peso, de sus dimensiones corporales y parámetros plasmáticos. Traduzco los resultados que se incluyen en el resumen del artículo (por cierto, su versión íntegra está disponible gratuitamente):

Continue reading

TEST ALCAT DE INTOLERANCIA A LOS ALIMENTOS

imageExisten un gran número de técnicas (o sistemas o como se quieran llamar) de adelgazamiento que van desde la engañifa pura y dura al atentado contra la salud pública. Sin embargo, algunos lo hacen de manera más científica que otros. De estos con base pseudocientífica el ejemplo más renombrado es el test ALCAT. Parece tratarse de un método que se basa en un análisis de sangre en el que se examina la reacción contra determinados componentes de los alimentos (cuantificada mediante la detección de determinadas inmunoglobulinas específicas en sangre). Al parecer, basándose en esta información, los técnicos en la materia aconsejan el consumo de determinados alimentos, que “metabolizaremos” mejor, y eso nos hará adelgazar, ser más fuertes, encontrarnos mejor… (no he encontrado nada sobre crecer el pelo, lástima). A mi estas cosas me escaman de antemano, así que me he puesto a buscar donde hay que buscar, es decir, en la información científicamente avalada. Resultado de la búsqueda: 5 artículos que tratan sobre el tema en revistas de prestigio (revistas científicas), en los que más o menos se coincide que no existe ninguna evidencia de que esto sirva para algo. Bueno, sí, para sacarles 350 euros por análisis (más el tratamiento) a los incautos que compran estos crecepelos de boñiga de vaca. El caso es que en sus páginas de web (las de los que venden el análisis y el tratamiento) se da un información complejísima de la base de está técnica, información que obnubila al más pintado, y le hace creer a pies juntillas lo que allí se le cuenta, porque no tiene argumentos para rebatirlo. Pues bien, como mi opinión no es muy fiable (en nada), entresaco algunas frases de gente que sabe más que yo:

Continue reading